Paradigmas

Algunos paradigmas forjados a través de los años vividos, han tenido un trasfondo falaz.

Vamos cumpliendo el papel que a cada uno de nosotros (en parte) se nos ha asignado. Estos paradigmas están anclados en encrucijadas de caminos, que sí, te pueden llevar a recorrer experiencias de la vida, pero, amigo mío, el precio que pagamos puede ser bastante caro, si alguien no te abre los ojos.

No me gusta ser fatalista, pero no hay más remedio que hablar claro. De esta manera, los que conviven cerca de ti, pueden ver la obra de teatro con argumentos más vitales.

La sociedad de ahora y, no nos engañemos, de toda la vida, ha basado su existencia en argumentos anclados en los poderes fácticos: Ser gobernados por personajes de «sangre azul»; tener líderes religiosos de «sangre celestial»; el poder de la crítica en los medios de comunicación (muy necesario para los que no se han formado una opinión); y en el Olimpo: “el dios Dinero». Durante millones de años el ciclo de la vida no ha dejado de girar en derredor de estas banalidades. A veces, todo esto se adereza con algunos ingredientes, que el ser humano ha inventado y que le ha llamado: arte. Quizás aquí, el ser humano quiere apartarse más de la manada y trabajar de forma individual. El arte no deja de ser un concepto más, con el que se especula, y que una vez realizado, se basa igualmente en las mismas banalidades.

Sí, somos gregarios, necesitamos un líder, pero no lo ensalcemos tanto. Dejemos que el transcurrir de la vida, con la humildad necesaria, nos acompañe a entender que: esos paradigmas que nos inculcaron son engañosos y que debemos desenmascararlos sin piedad.




Http://jsreverte.crearblog.com/


jsreverte@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.