Albacete, los Jardinillos de la Feria

Estoy frente al estanque de los Jardinillos, es una mañana de marzo algoIMG-20130422-01499 nublada, la temperatura es tan agradable como el entorno donde me encuentro. El estanque, salvo algunas evidentes reparaciones de mantenimiento, sigue como estaba: las ranitas manando agua por la boca, las palomas coqueteando amorosamente, los pasamanos y barandillas con sus incrustaciones de piedra, la cúpula del templete con sus azulejos relucientes; deja bastante que desear el estado en que se encuentran los árboles de alrededor, no parecen tener buena salud.

De repente me veo con ocho o diez años, desbordante de energía, casi exhausto, bebiendo del agua fresquita que salía desde esa especie de figura mitológica en forma de cono recubierto de piedrecitas (al estilo de las barandillas); la sed desaparecía, y vuelta a empezar. La calidez me reconfortaba por completo (hoy, ya tengo cincuenta y seis años); es como rejuvenecer, sentirte lleno de energía, empezar la vida desde el principio, vivir con tus padres y hermanos en la casa del barrio, (el mío era el de Fátima, muy cercano a donde me encuentro), volver a la inocencia de la niñez. Evocar estos recuerdos desde el enclave físico, y poder ir reproduciendo las imágenes, es una ventaja que nos distingue de los demás seres vivos, y nos acerca más a lo metafísico.

Como no, a continuación y trasladándome en el tiempo, comencé a recordar los días de Feria. Recuerdo a mi abuela, que recién cobrada la paupérrima pensión de viudedad , nos cogía a mi hermano y a mí, y nos llevaba a montar en los caballitos, aquellos de antes, los auténticos, esos que al girar subían y bajaban. Esos paseos interminables por el paseo ferial; ese bullir de alegres y amables gentes, caminando de un sitio para otro; ese olor a churros y chocolate; la algarabía y el caos de la música disco, sonando a la vez en las distintas atracciones feriales…

Deberíamos de valorar más el tiempo vivido, para de esta forma, agradecer aquellos momentos de la vida que no se repiten, pero que de alguna manera forman parte de la universalidad de la existencia.

Con el paso de los años se disfruta más del tiempo; es posible que nuestra parte cognitiva, nos quiera decir que: el tiempo lo ponemos nosotros y que la relación  (espacio-tiempo), sea una invención más del ser humano.

Oye, de ilusión también se vive.



Albacete, Marzo de 2011

Publicado en el periódico La Verdad de Albacete el día 13-04-2011

El periódico puso erróneamente que el autor era M.García, cuando en realidad este texto es mío, estando publicado en este blog desde el día 25-03-2011, como se puede apreciar.

http://www.laverdad.es/albacete/v/20110413/opinion/jardinillos-feria-20110413.html

El periódico La Verdad de Albacete me vuelve a publicar este texto; ya con mi nombre en su edición del 15-04-2011

El título ahora es: Recuerdos Imborrables. Hay un primer párrafo añadido.


http://www.laverdad.es/albacete/v/20110415/opinion/recuerdos-imborrables-20110415.html

http://jsreverte.crearblog.com/


jsreverte@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.