Juan Pablo II


Hombre valiente, culto, viajero, luchador desde joven por el valor intrínseco del ser humano. Los años de su juventud en Polonia ( que por cierto, no fueron muy confortables espiritualmente, pues quedó huérfano de madre, y posteriormente de padre), tuvo que trabajar duro. Trabajó en una cantera y posteriormente en una empresa de productos químicos. Aunque siguió el ritmo de sus estudios, estos, tuvieron que interrumpirse por los conflictos del momento. Así mismo, ayudó a salvar familias judías del Holocausto nazi en su ciudad de Cracovia.

Cita el beato Tomás de Kempis (monje cristiano renacentista del siglo XV):”No eres más santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Lo que eres, eso eres; y no puedes ser más grande de lo que Dios sabe que eres”.

La gran bondad de este hombre, demostrada sobre todo en sus viajes por todo el mundo, implicándose con los problemas más acuciantes para el logro de esa Paz soñada, seguro que le habrán llevado muy, muy cerca, al sitio donde se encuentra Aquel por el que él luchó tanto en su vida.

Como decía Tomás de Kempis, Dios sabrá de lo grande de Juan Pablo II; no es importante hacerlo con tanto boato en la tierra de las aceras, eso es harina de otro costal.

Publicado en el periódico La Verdad de Albacete 7-05-2011

http://www.laverdad.es/albacete/prensa/20110507/opinion/juan-pablo-20110507.html

jsreverte@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.