El veranito y las vacaciones

Al llegar el verano surgen nuevas actividades que podemos poner en acción. Algunas son más molestas que otras. Empezaré por las más molestas, como pueden ser: el trabajo extra de las glándulas sudoríparas provocado por los rayos solares directos al body, (la solución para contrarrestar esta pérdida es menos molesta, buenas jarras de cerveza fresquita). La visita inesperada de algún que otro familiar, con su jerga y sentido del humor fuera de lugar, que aprendió en un lugar de fuera. Aquí, también sube la temperatura, no la centígrada, pero sí la de la paciencia. Si se está cerca del mar, se puede optar por acompañar a este familiar al baño, y aconsejarle  que se bañe donde el indice de medusas por centímetro cúbico es de importancia. Después vendrán los primeros auxilios tras el ósculo de este organismo gelatinoso; aquí, si lo preparamos bien , podremos reír a pierna suelta. Imaginar poder utilizar su pésimo sentido del humor y su jerga, para partirte en dos al notar que su testículo es del tamaño de un balón de playa, o bien su pecho si se trata de una dama. Si decidimos zambullirnos en el agua salada para practicar el buceo y disfrutar de los pececillos y otras especies acuáticas con su deambular aquí y allá, no olvidéis al salir, que podéis chocar con una señora de 150 kilos, o un extraño objeto que flota de un color con tono marrón nada agradable.

Como actividades más deseables se podrían citar por ejemplo: permitir que nuestros órganos visuales se den el gustazo de contemplar algún que otro cuerpazo bien hecho y mejor acabado, si es posible en top less, mejor que mejor. Si se puede hacer amistad con alguno de estos cuerpos idealizados para quedar a desayunar o a cenar (o ambas) con la puesta o la salida del astro rey, lo habremos bordado. Ah, no os olvidéis hacer unas instantáneas digitales o vídeo para colgar en las redes sociales o para enviar por sms, nuestro caché subirá de nivel.

El veranito, con los desplazamientos a otros lugares, también nos invita (como no) a degustar platos autóctonos del lugar de paso. Los placeres culinarios ocupan uno de los lugares más importantes en las vacaciones. No se olviden de llevar la tarjeta sanitaria de todos los miembros de la familia por si se nos indigesta alguno. Para el mosquito tigre, creo que los ayuntamientos ya han contratado domadores, pero es aconsejable llevar la loción antipicaduras, por si todavía no son muy expertos, o la crisis no permite su contratación.

Publicado en el periódico La Verdad de Albacete 30-06-2011

http://www.laverdad.es/albacete/prensa/20110630/opinion/veranito-vacaciones-20110630.html

Publicado en el periódico La Tribuna de Albacete 03-07-2011

http://www.latribunadealbacete.es/noticia.cfm/Opini%C3%B3n/20110703/veranito/vacaciones/2935D5DB-C6D1-87C8-32913095BDFD9686

Publicado en el periódico La Verdad de Murcia 07-07-2011

http://www.laverdad.es/murcia/prensa/20110707/opinion/veranito-vacaciones-20110707.html

jsreverte@gmail.com



Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.