Los Sanfermines

Ese torrente de masa ingente que forman los animales racionales e irracionales, en esa carrera hacía la consecución de la meta, que los avatares de la fiesta arraigaron de por vida, hace peligrar la integridad física de los participantes en este corto trayecto. Con un poco de imaginación, y través de las tomas  aéreas que nos da la televisión, podríamos compararlo con el torrente  de sangre, donde glóbulos rojos y blancos (indumentaria blanca y roja de sus corredores) luchan por la vida. En el caso de la carrera de los sanfermines, la vida, dentro de un conjunto de fuerzas físicas, en la que los dos quieren sentirse dominadores, pende de un hilo, de milésimas de segundo, de un movimiento erróneo de cualquiera de los dos , que lo único que pretenden es seguir el protocolo perfecto que su instinto o inteligencia les advierte. Un corredor mal aleccionado, un animal que resbala, una situación inesperada, hace que esta carrera (convertida en fiesta nacional), sea la carrera por seguir vivo. La adrenalina participa de manera aventajada en estos actos tradicionales, que de generación en generación siguen haciendo historia. Una larga historia, que hace del peligro, su actor principal; siendo  millones de personas, los espectadores que aún pasándolas ‘canutas‘, no importa, porque también reclaman su merecida dosis de adrenalina, tan placentera.

Publicado en el periódico La Verdad de Albacete 8-07-2011
Publicado en el periódico La Tribuna de Albacete 8-07-2011
Publicado en el periódico La Verdad de Murcia 10-07-2011
Ponen como autor a: José Sánchez de Albacete. Incierto , ya que el autor soy yo. Estos periodistas……
jsreverte@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.