Una dura batalla

Es de valientes luchar por la vida. La etapa en la que te encuentres es indiferente. El valiente lucha con las fuerzas que le son concedidas. Cuando están a punto de agotarse, los que han vivido muy cerca de ellos, recogen el testigo. Ayudan a superar las enfermedades de los seres queridos; si es a morir, será con la dignidad de los valientes, a través de esa fortaleza edificada en el amor recíproco. De esta manera, te llega el momento de convertirte en ese poderoso guerrero que, nunca sospechaste había en ti, pero que surge de esas fuerzas dormidas a modo de volcán que ignoramos. No estamos preparados para estas batallas, pero algo llamado amor y conciencia, de una manera más bien espontánea, nos ponen en marcha cual legión de espartanos en la batalla de las Termópilas.

El artículo de Virgilio Liante: «Superarás el cáncer» en La Tribuna de Albacete del pasado sábado, me reactivó la actividad volcánica dormida. Le admiro por su actitud ejemplar, y le deseo toda la fortaleza necesaria para seguir en la brecha.

Publicado en el periódico La Tribuna de Albacete 28-02-2012

http://www.latribunadealbacete.es/noticia.cfm/Opinión/20120228/dura/batalla/86757827-F15B-DF73-82A046C13109277A

Publicado en el periódico La Nueva España-Diario de Asturias-Oviedo 29-02-2012

http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/9674/dura-batalla.html


jsreverte@gmail.com

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.